Saltar al contenido

Dos nuevos libros de la colección “Mira lo que te digo”

Si ayer os presentábamos la nueva colección y su primer título, hoy tenemos que añadir a ese, dos libritos más:

Mimando nuestra lámpara, nos habla sobre la vocación cristiana, que sin la Gracia que la sostenga y la alimente, al final es como una lámpara que no se enciende, que no sirve para nada.

La vocación es un regalo, es un don y hay que acogerlo, pero luego hay que procurar cada día de nuestra vida el aceite que la mantenga encendida, fresca, útil, viva… y por mucho que yo quiera compartir mi aceite con otra persona… ¡es que no puedo! porque la Gracia es personal e intrasferible.

No puedo repartir la Gracia a costa de dejar mi lámpara sin fuerza, sin llama, sin luz.

Conviértenos, Señor, nos dice que se habla del pecado como una cosa pasada, obsoleta, como una cosa absurda o como si fuera la cosa más inocente del mundo; cosas de viejitos, cuentos para niños.

Vivimos junto a él durante años y años, tranquilamente, sin miedo alguno. Somos así de inconscientes: tenemos miedo a mil estupideces pero no tenemos miedo a lo que de verdad hay que temer. Opino que hoy en día es necesario alzar  la voz y “clamar a voz en grito para denunciar al pueblo sus delitos”. No nos podemos callar el delito de haber olvidado a Dios, o de haberlo relegado al último lugar entre las propias preocupaciones.

Es muy necesario, repetir hasta la saciedad, intentar hacer comprender esa verdad tan reiterada en la Biblia, que hoy han borrado, que es que el pecado no solamente existe y es real, sino que el pecado es muerte.

Dos libritos pequeños de tamaño, pero grandes de contenido, que no te dejarán indiferente…

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *